Poniente

Por Hubert Ettiste
Enviado el 06/05/2015, clasificado en Reflexiones
320 visitas

Marcar como favorito

Atrás quedaron los días en los que el viento se estrellaba en sus caras a ciento veinte kilómetros por hora, reclinados en los asientos de un Ford Fiesta, con la música de Madlib trepanando sus cabezas. Noviembres de paisajes arcilla sobre las tierras de poniente siempre que volvían a su casa; donde ese olor a estiércol les recordaba que ya estaban cada vez más cerca. Era como cruzar ese punto de no retorno.

Hoy cargan una mochila sobre unos pies en carne viva. Fatigados por el peso de llevar a cuestas lo justo y necesario, el dolor les hace gracia mientras avanzan por la cuneta donde los coches silban con el aire y el sol les pega en la cara.

El sudor sobre sus espaldas mientras una llanura de secano descubre un Prepirineo azulado y unas ganas de comerse el mundo que aun no saben que se quedarán en intentos frustrados. Pero ese es su viaje; jóvenes aún, con mochilas a sus espaldas, vivos y contentos por superarse en sus límites. Les duele el cuerpo pero ríen. Aun no saben que mañana llorarán al intentar recuperar aquello que les hizo inmortales, justo allí; en esas cunetas del Prepirineo.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com