carta a mi tercer amor (reeditado)

Por Jose Maria Duque
Enviado el 26/09/2015, clasificado en Amor / Románticos
410 visitas

Marcar como favorito

 

  Me gustaría decirte tantas cosas y no encuentro las palabras, poder seccionar mi corazón quirúrgicamente para que vieras lo que hay dentro de él  y comprendieras que a pesar de la distancia que nos separa has hecho de mí una persona nueva, aunque estés a miles de kilómetros has cambiado mi mida y por una extraña razón mi corazón solo sabe repetir tu nombre y mis ojos ven tu rostro por donde voy, mientras que mi celebro piensa como expresar lo que siento por ti, sin encontrar las palabras adecuadas para tanto amor.

   Busco por la web la frase que expresa mi amor por vos, pero no la encuentro, escucho canciones románticas que hable de nuestro amor, pero ninguna dice totalmente lo que mi corazón quiere decir, repaso los libros de Rosalía de Castro, José Zorrilla, Ángel Saavedra (duque de Rivas), Antonio machado, Gustavo Adolfo Bécquer, entre otros, pero no encuentro ni la rima ni la prosa que hablan de mi amor por ti.

  Tengo decidido abandonar la búsqueda de las palabras que debo utilizar para que entiendas el inmenso amor que siento en este momento.

  Si pudiera mirarte a los ojos un solo segundo, poder acariciar tus manos y besar tus labios, mientras mi interior guarda silencio, pueda ver en tus ojos el amor y la fuerza que necesito para descubrir o inventar esas palabras de amor que deseo decirte.

  Que fácil sería expresarlo si fuera un siempre amor, un amor normal, un romance o solo una atracción sexual, sería fácil decirlo, bastaría un beso en la mejilla, un susurro al oído diciendo que te amo, pero lo veo tan poca cosa, tan insuficiente, tan falso para lo que te quiero.

  Me enojo con migo por no tener la facilidad de palabra para decirte lo especial que eres para mí, Esa facilidad que tiene mucha gente, que son capaces de decir a su pareja lo que sienten sin mirarlas a los ojos.

  Me enfado con mi corazón por querer utilizar mis ojos para mirarte, Estúpido de él, no se da cuenta que no estas cerca, no se da cuenta que estas a más de 1.000 kilómetros de distancia, no se da cuenta que nunca podrá utilizar mis labios para besar los tuyos, inocente de él, que quiere utilizar mis manos para acariciarte, pobre estúpido corazón.

  Me enfado con mi cabeza por aliarse con mi corazón y no dejar de pensar en ti, siempre han discutido entre ellos, nunca se ponían de acuerdo y ahora que necesito que discutan se poner de acuerdo y los dos opinan que eres muy especial, no se le que está pasando a mi cabeza, siempre dando órdenes a mi miembro viril y ahora solo piensa en ti.

  Me enfado con mis ojos, que no quieren ver la realidad y solo engaña a mi cabeza mandándole tu imagen continuamente, inútiles ojos que te necesita para ver las cosas bellas que hay a mi alrededor.

  Que inútiles mis oídos, que inocentes son, no puede darse cuenta que mi corazón les miente haciéndoles oír como susurras palabras de amor.

  Que irónica es la geografía mi amada Córdoba, que haces que me enamore de ti con tu belleza, comparte con migo mi desdicha ya que mi amor esta junto a tu hermana.

   Que irónica es la vida, yo que tuve las mujeres que desee y ahora despierto y descubro que no era amor, ¡DIOS!, estúpido de mí, que pérdida de tiempo,  que perdida de noches, que perdida de palabras dichas sin oídos que las apreciaran y ahora que tengo los oídos que la desean escuchar no encuentro palabras para decir.

    Lo siento mi amor, no sé cómo decirte lo que te quiero, no sé cómo decirte que por vos daría mi vida, de verdad que siento no decirte como te mereces que te amo.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com