¡Me ordeñaron en el bus en hora punta!

Por T.ahotlo
Enviado el 06/04/2016, clasificado en Adultos / eróticos
12629 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Todas las mañanas cojo el autobús, en hora punta; para ir al trabajo.

Una mañana cuando subía al bus observé que estaba abarrotado de gente, ¡no se podía uno ni mover!

Una mujer rubia y bella de unos cuarenta años me miraba desde  unos dos metros de distancia, ella estaba apretada entre dos personas; su mirada era claramente de que yo le gustaba "y me miraba sin disimulo alguno", al bajarse varios pasajeros la marabunta humana la colocó junto a mí, casi tocándome, (su cara estaba a un palmo de la mía) y su aliento a dentífrico inundó mis fosas nasales y sus ojos me devoraban con una mirada intensa y cercana; solo la veía de cintura para arriba puesto que no había hueco alguno entre la gente, mi pene se fue  empalmando dentro del pantalón y noté como con el movimiento del bus chocaba con el pubis de ella, la mujer al notar mi (paquete) se separó un poco de mí y me miró con más deseo aun.

La cremallera de mi pantalón se bajó al mismo tiempo que ella se lamió los labios con la punta de  la lengua, su brazo derecho se sujetaba a la barra del techo del bus, el brazo izquierdo bajaba y se perdía entre la multitud. Una mano furtiva y cálida se introdujo dentro de mi pantalón por la abertura de la cremallera, con las uñas (en vanguardia) del "asalto a mis partes íntimas" esas uñas arañaron con delicadeza la parte interna de mi muslo derecho, (me sentí al mismo tiempo, sofocado y excitado),un señor a lo lejos miraba una gota de sudor que resbalaba por mi frente a la vez que también observaba mi mirada de "pasmo", e hizo un gesto de desprecio al ver mi visible ansiedad, yo mire a otro lado ignorando al estúpido.

Noté la mano "audaz" ahondar en mis calzoncillos y jugar con mis testículos como si fueran canicas móviles, después sentí una uña bajo mi escroto arañando la sensible piel de mis partes íntimas cerca de mi ano, ¡mi pene se salió por un lado de los calzoncillos!, y cual culebra huidiza traspasó la frontera de la cremallera del pantalón y "miró" desde su escondite entre cuerpos apretados el bullicio del bus.

La mano furtiva aprisiono mi pene "fuertemente", clavando las uñas en el miembro, al tiempo que movió su mano ¡Con firmeza!, haciendo bajar y subir el pellejo del prepucio con un movimiento "lento y fuerte”, no perceptible a ojos del "ignorante público", pero de intensa presión.

La mujer de la mirada penetrante se lamió otra vez los labios y me preguntó:

-¿tienes hora?

-Si son las ocho y cuarenta -dije soltando mi mano izquierda de la barra del techo y mirando mi reloj.

-¡Gracias guapo! -me dijo ella al tiempo que me guiño un ojo y miró hacia abajo sonriendo, después se alejó hasta la puerta.

Mientras ella se alejaba mi pene seguía siendo meneado con destreza ¡Qué escalofrío corrió por mi espalda al saber que no era ella la que aprisionaba con su mano mi pene!

La multitud no se dio cuenta de nada porque cuando ella se alejó la marea humana ocupó el hueco simultáneamente a su partida y mi pene no quedó "expuesto"; pero pensé ¿Quién cojones me está meneando la polla? ¡Ansioso mire para abajo!, para lo cual tuve que meter la cabeza entre los torsos  de la gente y descubrí con gran sorpresa una mano femenina muy fina meneándome la polla, seguí el brazo que guiaba esa mano "ordeñadora" y descubrí que era una joven de unos veinte años que estaba junto a mi hombro derecho, con su mano izquierda agarrando "mi barra" entre el bullicio y con el otro brazo se sujetaba a la barra del techo.

Tenía la cabeza rapada y cubierta de tatuajes, también tenía piercing, en las cejas y en los labios. Su rostro se situaba junto a mí y su mano izquierda con unas largas uñas color morado aprisionaba mi polla.

Baje mi mano izquierda como pude y toque su muñeca con la palma como llamándola con tres toques a seguir el ordeño, la joven detuvo el tocar de mi zambomba y me miró, ¡era preciosa!, con ojos azules y grandes labios carnosos y expresión de deseo y de serenidad. Me sonrió justo antes de que yo alzará la cabeza hacia el techo en señal de placer intenso y me sujetara a la barra con la mano derecha pasando para ello mi brazo entre el culo de una señora y el muslo del caballero calvo de delante de mí ¡Di un gran suspiro! ¡Justo en la calva del señor de delante!

Mis piernas temblaron al sentir como mi pene era sacudido con violencia por aquella mano posesiva que cada vez me apretaba mas, mire hacia su rostro y la vi sonriendo con la mandíbula apretada, note su mano aprisionar mis testículos cual trofeo de caza,  "fuertemente", (tuve miedo de que la gente lo notara).

Soltó los huevos y apretó mi pene nuevamente; ¡dándole tres sacudidas intensas!, pero sin mucho movimiento; (más bien chocaba contra mis huevos) ¡Me corrí intensamente!, en dos chorros que liberaron mi tensión sexual.

Note como su mano metía mi húmedo pene en el nido de mi pantalón y subía la cremallera con lentitud, como se cierra el telón en un teatro al final del acto.

¡Que tenía yo en mi presencia esa mañana para tanto halago femenino!, sólo soy modelo de ropa interior masculina y a veces mi foto sale en la publicidad de las paradas del bus, ¿sería eso?

Me beso en la mejilla y me dio un lengüetazo en La oreja, después se alejó hasta la puerta de salida desde la cual La vi lamerse un dedo brillante del que chorreaba mi semen.

Me miro y me guiño al mismo tiempo que se restregaba con la mano un lamparón blanco de semen que tenía junto a la boca y mientras bajaba del bus me dijo mirándome desde la puerta:

-¡Un souvenir tío!, ¡trofeo de caza!, Jajaja -me dijo señalando “mi reloj” puesto en su muñeca, a la vez que ella salió también salió el señor que estuvo delante de mí durante la paja furtiva, el que sirvió de "parapeto" a mi pene; el hombre llevaba un lamparón muy grande de mi semen colgando de su pantalón (rece para que no lo viera antes de bajarse).

Al llegar al estudio de fotografía me senté para que me maquillaran y note mi pene alzarse al rememorar en mi mente el intenso comienzo del día, pero lo que más me excito fue recordar mi pene “soltando leche” dentro del bus lleno de gente mientras era “ordeñado” por ella ¿Cuál sería su nombre?

     -FIN-

Tahotlo 20 de marzo de 2016


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com