Mi maldito profesor...2

Por fenix
Enviado el 07/04/2016, clasificado en Adultos / eróticos
8085 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

-¿Dasha?….- reacciono al instante ruborizándome entera y él lo nota porque me dedica una de esas sonrisas pícaras que tanto quitan el sueño pero que hoy me hacen juntar las piernas al sentir vibrar mi clítoris- ¿estás bien?... y me toma del antebrazo muy cerca del mi seno tanto que siento que lo roza un poco mientras me sonríe con cierta malicia prometedora

-si- apenas digo mientras finjo no haber sentido su roce (primero muerta antes de que este idiota sepa que me movió el piso) adopto una actitud desvalida y aferro mi otra mano en su brazo para hacer creer que me caigo- no me siento muy bien- flaqueo intencionalmente las piernas, y él de inmediato posa sus grandes manos en mi espalda cerca de la cintura sosteniéndome con fuerza mientras borra su sonrisita y su semblante se nota preocupado.

-¿Deseas un poco de agua?- asiento frágilmente mientras recibo un Oscar mental, de repente siento como aferra más su mano a mi espalda y me acuna rápidamente, me alza sujetando mis rodillas con su otro brazo cargándome delicadamente y llevándome a un mullido sillón de su escritorio, me suelta sobre el con sumo cuidado  y desaparee unos minutos volviendo con un poco de agua en un vaso sosteniéndolo en sus manos recién lavadas que aun gotean agua

-Bebe- ordena preocupado y yo le obedezco asombrada por sus cuidados – ¿Mejor?- asiento evitando su mirado ya que se perfecto que lo toque porque me excitó y actué sin pensar en realidad no me siento mal y su preocupación me hace sentir vil pero ver su cuerpo sigue haciendo vibrar mi clítoris ansioso por sentirlo lo que hace que no desaparezca el rubor de mi cuerpo… -Creo se te subió la presión- lo miro confusa, no entiendo su comentario – Estas colorada, es una señal de tensión alta debes reposar un rato no es bueno te esfuerces en ese estado- sonreí para mis adentros como una niña que es absuelta al realizar una travesura, se bien porque estoy ruborizada y es por él, por el deseo que crece palpitante en mi vientre y se expande en mi cuerpo deseoso de su contacto un deseo carnal y primitivo que encarcela la razón, la cordura y el buen juicio y hace actuar a mi cerebro de forma instintiva haciéndome tocarlo sin pensarlo y ahora me oigo decir sin saber como….

-¡Cógeme!- me mira al instante sorprendido, sus ojos se ven más grandes por la impresión su espalda descansa de improviso en el espaldar de la silla desde la que me observa sin reaccionar, solo es capaz de balbucear un…

- ¿Qué?-

Me levanto al instante del sillón sentándome a horcajadas sobre él, le toma de la barbilla y le susurro seductoramente sobre sus labios entreabiertos…

–cógeme-

Al momento lo beso suavemente un instante y al segundo siento como abre su boca y me besa con vehemencia, respondo igual a su deseo y envuelvo sus labios con los míos mientras nuestras lenguas se enrollan desesperadas como si no hubiera un mañana, sus manos me agarran con fuerza de las caderas mientras yo le halo salvajemente su pelo con mis manos. Me muerde bruscamente el labio en respuesta y se levanta de la silla cogiéndome firmemente de las caderas mientras yo enrollo mis piernas en su cintura, me apoya al filo del escritorio y sin dejar de besarme  suelta una de sus manos arrojando todo lo que había sobre la mesa que cae estruendosamente al piso pero ninguno de los dos les presta atención, me arroja sobre la fría madera, se abre el pantalón y sin previo aviso entre salvajemente en mí. Grito de sorpresa y placer mientras siento como me ensarta bruscamente una y otra vez, sin piedad ni contemplaciones solo lo siento salvaje y enorme dentro de mí entrando y saliendo velozmente. Aumenta aún más el ritmo de sus penetraciones a la vez que mis gemidos se hacen más sonoros, volviéndose gritos de placer, un placer carnal y exquisito queme lleva al borde de la locura… Ya lo siento… ¡estoy por correrme! mi cuerpo se tensa,  él lo nota y va más rápido todavía y entra con más fuerza, de forma salvaje y desenfrenada,  tanto que me enloquece y al poco tiempo siento esa explosión en mis entrañas, una explosión liberadora que escurre por mi vagina y que luego de una penetradas más se mezcla con su semen y mis gemidos incontrolables…..


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com