La Rosa Seca

Por Pokoto
Enviado el 28/04/2016, clasificado en Cuentos
324 visitas

Marcar como favorito

Hace años un ser de las alturas plantó una semilla, le vertió las primeras gotas de agua y poniendo sus manos sobre sus labios dio un beso a esa semillita ya plantada.

 

   Pasó el tiempo, y la semilla había germinado, era una pequeña planta indefensa en un gran mundo, alrededor de ella también crecieron otras pequeñas plantas que intentaban vencer el lado fuerte de la naturaleza, cuando caía una tormenta, o ante la sequía, o en las heladas, se mantenían firmes, algunas no lograron esa prueba de la vida pero la mayoría sí, nuestra plantita indefensa venció.

 

   Más tiempo pasó de aquel ser  que plantó  la semilla, ahora un hermoso rosal había, rodeado de otras bellezas de variedad de plantas, bromelias, gerberas, margaritas, cayenas, tulipanes y  lirios, el terreno de plántulas se transformó en un hermoso jardín floral.

 

    El rosal, tenía varias hijas, muchas rosas, todas con un color pasional atractivo, había una sin embargo que iba perdiendo su color y vigor, la rosa se secaba, ¿Qué podría estar pasando?, era un fenómeno extraño, todas las demás rosas eran vivas y llenas de energías pero esta al contrario parecía apagarse más y más.

 

   La rosa opaca continuó su pérdida de vigor, se secaba y perdía sus pétalos, la rosa no quería estar en compañía de las demás, no se sentía unida a ella, y esto la separó emocionalmente de las demás y del rosal, fue conocida por sus hermanas como la rosa seca.

 

   La rosa seca ya casi muerta, tan sólo un pétalo permanecía en ella, y antes de que este la abandonara el ser apareció y con una tijera cortó a la rosa seca y la separó del rosal y de sus hermanas, el ser no la desechó, la plantó en otro sitio, la regó y se fue, el último pétalo entonces cayó, La rosa ya separada, solo era un tallo seco y medio muerto, su estructura ya parecía un funeral, y las demás habitantes del jardín le dieron por muerta.

 

   Vino la lluvia y bañó a todas las plantas del jardín, había fiesta, y las flores ahora más hermosas que antes cantaban al unísono en gratitud por el cuidado hacia ellas, y así pasaron meses y meses, un día algo novedoso sucedió, de la rosa que habían dado por muerta brotó verdor, brotó vida, era ahora una planta joven que al igual que las demás tocaría vencer el lado malo de la naturaleza y que al vencer, esta ya no sería una rosa, sería portadora de más rosas como ella, el jardín ya no tendría una única planta de rosas sino dos.

 

   Pasó el tiempo y la planta creció, se convirtió en un rosal, de ella nacieron hijas con una particularidad, sus pétalos no eran de color pasional, sino que eran como el crepúsculo, igual de hermosas y brillantes pero diferentes, las demás habitantes del jardín se maravillaron todas de lo sucedido, y sólo así entendieron por qué la rosa se había secado.

Fin

Juan Manuel Guédez Marín

Más relatos en pokotoescritos.blogspot.com


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com