Mi sumisa vecina (cap. 2) A

Por T.ahotlo
Enviado el 17/06/2016, clasificado en Adultos / eróticos
3981 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Pasé a su despacho y la señorita que me atendió cerró la puerta tras de mí desde afuera.

Dentro del amplio despacho Rosa estaba sentada en una gran mesa de escritorio de madera, llevaba puesta una falda plisada de vuelo y una blusa muy elegante, miré alrededor y le pregunté:

 

-Rosa parece que estas sola en el despacho, ¿o hay alguien detrás  de aquella puerta del fondo?                 

-No hay nadie mi señor Joaquín.

-Ok ¿pero pueden entrar de pronto?, no quiero faltar a mi promesa de que tu sumisión sería en secreto.

-Salgo y les digo que no nos moleste nadie, ¡para algo soy la jefa!

-Bueno Rosa eres la jefa de ellos; pero para mí eres mi perra sumisa.

-Sí señor, su perra.

Rosa salió y dijo al personal que tenía una reunión muy importante conmigo, que no nos molestaran, ¡aunque se metiera fuego!

Volvió, y a una señal de mi dedo se puso de rodillas delante de mí, desabroche mi pantalón y saque el pene que estaba "morcillón", y le dije:

 

-Chúpalo para darme la bienvenida.

 

Abrió la boca y lo engulló casi entero, después creció en su boca, no espere a correrme y lo saqué, lo guarde en el pantalón y le hable:

 

-Rosa apoya tu cabeza en la mesa dejando el culo en alto y las piernas abiertas.

-Sí señor.

Me sitúe de pie detrás de ella, levanté su falda, ¡cual no sería mi sorpresa al comprobar que llevaba "bragas puestas"!

-Rosa estas bragas significan el fin de tu sumisión, te dije que dejarías de usar bragas y me diste una bolsa con todas ellas, ¿qué significa esto?

-Sólo deje estas bragas señor, me daba miedo que se saliera el dilatador y lo vieran caer al suelo mis subordinados, ¡perdón!

-Excusas, si está metido hasta el fondo, sólo sale dando un tirón.

-Lo siento señor, no volveré a desobedecer, ¡por favor no quiero dejar de ser su sumisa!

-Es que esta es una falta muy grave

-Lo se señor, castígueme como quiera.

-Rosa solo un castigo ejemplar limpiara "tu falta".

-Lo que sea, antes de volver a ser vulgar como era antes.

 

Bueno a ver si eres capaz de obedecer hoy, ¡vamos a la calle!, si me obedeces en todo seguirás siendo mi sumisa.

 

Al llegar a la calle fuimos al parking donde dejé el coche, nos montamos en él y salimos a la carretera, la llevé a la zona de prostitutas, y al llegar llamé a una puta para que viniera, antes de llegar a nosotros le dije a Rosa:

 

-¿Rosa cuánto dinero llevas encima?

-Lo miro señor; en billetes llevo 200€.

-¡Dámelos!, como regalo sumisa.

-Tome mi señor Joaquín

 

Cuando llego la puta le pregunté:

 

-¿Cuánto me costaría que dejaras a mi pareja ocupar tu puesto durante dos o tres servicios mientras tú y yo la observamos trabajar desde el coche?

-¡Joder tío!, cada vez gente más rara, ¡espera pavo!, que se lo pregunto a mi chulo.

 

Al poco rato llegaron hasta nosotros el chulo y la puta y el chulo me hablo:

 

-Dame cien euros y la dejo trabajar, pero con dos condiciones.

-Dime.

-¡Una!, que cobre cincuenta euros por servicio y me los vaya dando a mí, y ¡dos!, que el primer servicio me lo haga a mí, ¡gratis!

-Ok, me has convencido.

Le di 100€ al chulo y metí en mi cartera los otros 100€ que me dio Rosa, y le dije a ella:

 

-Al salir del coche, ¡me darás tu falda!, trabajaras vistiendo solo la blusa y los zapatos de tacón; ¡harás tres servicios!, ¡más el de este señor chulo!, y te pondrás a trabajar donde yo pueda verte desde el coche, si cumples hoy con todo lo que te ordene te dejaré seguir siendo mi sumisa.

-¡No puede hacerme esto señor!

-No, no puedo, ¡sólo tú puedes hacerlo!, ¡pero por supuesto!, ¡de forma voluntaria!, ¡o no hacerlo!, en cuyo caso dejarás de ser mi sumisa, ¡decídete que no tenemos todo el día!

-¡Está bien, lo haré!, pero esto no me  lo esperaba, yo soy una dama.

 

Salió del coche y al salir me dio la falda en la mano y la puta le dio a ella la caja de preservativos, a la vez que se sentaba a mi lado en el coche, entonces le hablé a Rosa:

 

-Rosa acerca el culo a la ventanilla que te voy a quitar "el precinto" -dije, y al acercarse le saqué el dilatador anal de un tirón, diciéndole:

-¿Ves cómo el tapaculos no se salía sólo?

                            (C) Tahotlo 12 de junio de 2016


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com