mi maldito profesor 6: Dejame Dibujarte

Por fenix
Enviado el 30/09/2016, clasificado en Adultos / eróticos
4569 visitas

Marcar como favorito

Ya ha pasado dos semanas desde que Emmanuel y yo estuvimos juntos, con solo recordarlo siento que ardo en mi interior solo deseo poder sentirlo de nuevo dentro de mí sin embargo a causa de su estúpido acto al romper mi pieza no he estado mas con él, cada minuto me es indispensable para acabarla y aunque al principio  él intentaba  seducirme todas las noches al ver que ni le prestaba atención lo dejo y ahora o no va al taller por las noches o va y se dedica a trabajar la verdad no le he prestado mucha atención apenas y tengo tiempo para dedicar a las otras asignaturas.

-Ahí viene el profesor Emmanuel, es tan sexy- susurra muy entusiasmada Katrine acercando a las chicas y exigiéndoles disimular para que el profe no notara hablaban de él.

Voltee y lo vi y se veía muy sexy, cargaba unos pantalones ajustados que acentuaban  un paquete considerable que yo conocía muy bien y que deseaba saborear, humedecí mis labios con mi lengua tratando de calmar el deseo que se despertó en mí al mirar sin el más mínimo pudor su entrepierna.

-Debe ser muy bueno en la cama si su paquete es como pinta su envoltorio no lo dudo…- dijo con disimulo y picardía Jessica y no pude evitar una risita maliciosa al pensar en lo mucho que tenía razón.

 -¿De qué te ríes?- me pregunto Jessica y pude ver como Emmanuel se acercaba hacia nosotras así que sin temor dije en voz normal sabiendo que escucharía…

-Lo único grande que tiene ese tío es su ego, así que no tengáis tantas esperanzas porque dudo que su pene sea más grande que mi meñique- todas me miraron pasmadas sabiendo que el profesor estaba detrás de mí y esperaban que me dijera algo así que voltee victoriosa y le pregunte -¿Sucede algo profesor? Ooooo ¿también romperá mi escultura por criticar a un mal amante?-

-Por supuesto que no señorita Lears, solo me sorprendió ver que disponga de tanto tiempo para hablar cuando su pieza está muy atrasada, incluso ayer no la trabajó o acaso tiene una de repuesto en su casa por lo que esta la hace por hobby…-

-Lo siento profesor pero compensare hoy lo que llevo atrasado la verdad es que fue culpa del chico con el que salí fue una mala cama que solo robo mi tiempo de trabajo la próxima vez que falte a su taller será por un buen polvo, se lo garantizo…-

Mis amigas estaban en cero jamás se imaginaron que diría algo así ni siquiera él se lo esperaba y como si nada me voltee, me senté, di un sorbo al latte que tomaba y comencé a hablar con mis amigas de mi supuesta cita aunque la verdad no salí de casa ayer ya que estaba muy cansada; pase toda la tarde y la noche durmiendo. Unos minutos después el siguió su camino.

Ya es de noche, me salté todas las clases del día para adelantar la pieza sabía que él vendría pero estaba muy sucia como para recibirlo así que esperé que fueran las seis, me fui a casa me bañe, me arreglé especialmente para él quería jugar un poco y esto no se lo esperaría así que regresé a la universidad, subí al taller sabía que lo vería; estaba absortó en su tallado llevaba unos audífonos y lijaba con fuerza la pieza como descargando su enojo en ella por lo que no se percató de cuando entre; fui sigilosamente hasta donde él estaba esperé uno segundos mientras veía su espalda transparentándose por la franelilla ajada que usaba en el taller era muy sexy verlo así y sin esperar mas lo abracé desde atrás recostado mi cabeza a su espalda, sintiendo como su cuerpo paraba asombrado por tal acción, sorprendido volteo de inmediato y me vio se detuvo dudoso un segundo, trato de ignorarme dándose nuevamente la vuelta pero no lo deje lo empuje hasta la silla atrás de él donde quedo sentado frente a mi y sin pensarlo me acomodé sobre  él moviéndome seductoramente sobre su pene ansiando sentir su erección.

-Qu- no le deje hablar de inmediato comencé a besarlo y él no se contuvo me atrajo mas hacia su cuerpo pegándome por completo a él mientras su boca no me tenía piedad, rompí el encanto de nuestros besos para gemir desesperadamente por el roce de sus uñas en mi pierna roce que subía aceleradamente respondiendo a la súplica de mi cuerpo de ser poseída de inmediato; lo ansiaba………. lo necesitaba………… lo quería justo ahora………… y él lo sabía y no me hacía esperar al poco tiempo sus dedos ya estaban cerca de mi vulva, yo no paraba de gemir necesitaba sentirlos dentro me moví más a prisa y el subió hasta estar sobre mi vulva y de inmediato paro se alejó de mi y me miró estupefacto.

-¿Estaaaasss?-

-¿No le entiendo profesor, podría explicarse mejor?- Respondí maliciosa sonriendo traviesa  y él al instante sonrió pícaramente formando una suave y relajada línea con su boca que indicaba su sorpresa y agrado. Me tomó por las piernas con firmeza y seguridad, me monto sobre la mesa de trabajo, se subió hasta quedar sobre mí, me miro fijamente y vi el deseo en su rostro mi inofensiva travesura había surtido efecto y su excitación era ya enorme y yo lo disfrutaba.

No dijo palabra pero sus manos se deslizaban pasionales por mis piernas desnudas recorriéndolas completamente pero sin tocar mi sexo yo jadeaba y le miraba con suplica pero él me ignoraba, de repente se acercó a mi sobretodo y sin parar de acariciar mis piernas lo desabotonó lentamente usando sus labios para liberarme de aquella prenda al terminar con los botones subió hasta mi cuello y lo besó salvajemente usando sus dientes para abrir el saco negro que cubría mi cuerpo.

-¡¡¡Aaaahhhhh!!!-

-¡¡¡Aaaahhhhh!!!-

-¡¡¡Aaaahhhhh!!!-

-¡¡¡Aaaahhhhh!!!-

-¿Te gusta?- susurro teniendo en la boca una parte del saco que arrastró   para descubrir un poco mas de mi piel y siguió haciéndolo rozando mi piel desnuda con sus dientes mientras desarraigaba el saco de mi cuerpo.

-Eres muy traviesa- dijo entre susurros y siguió con su ritual usando su boca para quitarme el sobretodo que era la única prenda que llevaba puesta

-¡¡¡Aaaahhhhh!!!- grite ya sin poder resistir necesitaba sentirlo dentro de mí no aguantaba más lo ansiaba ahora

-Venir a clases sin nada mas que un sobretodo, es inaceptable debo enseñarte la forma correcta de vestir- y sin mas acerco sus manos a mis costados y me alzo haciendo que las mangas resbalaran por mis brazos dejándome totalmente desnuda delante de él

-¡¡¡Aaaahhhhh!!!-             -Te quiero dentro de mí-             suplique jadeante mirándolo fijamente a los ojos mientras mi cuerpo palpitaba de deseo -¡¡¡Aaaaaaaaaaaaaahhhhh!!!- grite cuando entro

-Mas- le pedí tras cada embestida y unos cuantos segundos bastaron para que mis entrañas se contrajeran y mi cuerpo se tensara anticipando aquel orgasmo liberador que necesitaba desde que lo vi caminar sexymente por los jardines de la facultad

-Eres mía- y una embestida me liberó y a él conmigo

-Déjame dibujarte- Suplico jadeando sobre mi oreja mientras su cuerpo palpitaba satisfecho sobre el mío


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao