El pincel y su cuerpo

Por alvaro
Enviado el 14/11/2017, clasificado en Adultos / eróticos
1316 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Los botes de colores se disponían en fila sobre la estera, junto a la colección de pinceles de diversos tamaños. El aguardaba expectante la llegada del lienzo, pues se sentía inspirado para volcar su talento en una creación. Solía utilizar las gamas cromáticas en función de su estado de ánimo, impregnando armonía a los trabajos a los que se dedicaba. Sentía predilección por los tonos pastel mezclados con algún brillo para darle relieve al conjunto. De repente, Natalia entró en la habitación preparada para ser pintada, y se colocó en el centro, mostrando al pintor todo el esplendor de su cuerpo desnudo.

Sobre un fondo oscuro que aplicó toscamente sobre las piernas, dibujó varios trazos verdes en vertical a lo largo de los tobillos, utilizando varias intensidades, del más oscuro al tono manzana. En seguida se dio cuenta que se trataban de brotes de vegetación que giraban en torno a sus piernas, a modo de enredaderas que trepaban por troncos de árboles. Llegando a medio muslo, incluyó algunas hojas amarillas, pequeñas, que destacaban sobre la frondosidad monocolor y ascendían hacia la cintura. La modelo contemplaba en el espejo cómo muslos se cubrían por la vegetación, a manos de su pintor favorito que conocía cada rincón y secreto de su piel.

Al llegar a las caderas los brotes se convirtieron en ramas, que se desarrollaban por vientre y espalda, dejando espacios para hojas de varios tamaños y colores. Una de ellas la situó simulando que le cubría el sexo, otras se distribuían entre los tallos que le abrazaban por la cintura y se entremezclaban a lo largo de la espalda. Cada uno de los detalles se adaptaba al relieve de su cuerpo, como las lianas que rodeaban las nalgas o las remas que discurrían por los brazos, realzando la sensualidad de la figura de Natalia. Disfrutaba realizando creaciones sobre su piel, al tiempo que la sentía formar parte de su creación, aprovechando sus curvas, el erótico perfil que admiraba y recorría suavemente con los pinceles.

Hojas amarillas de castaño tapaban sus senos, otras más pequeñas de acacia ascendían por el torso hasta llegar al cuello. Por la cara, brotes jóvenes y flores adornaban sus mejillas, aprovechando la disposición de ojos y nariz para la disposición de los estambres. Finalmente retocó todos los elementos de su creación utilizando colores oscuros para las sombras. Ella quedaba admirada al comprobar cómo la disposición de la vegetación contorneaba su propio perfil, dejando de ser un lienzo inerte para convertirse en uno más de los elementos de aquel bosque dibujado sobre ella.

Se sentía atraída y admirada en un sentido nuevo y diferente. El espejo le devolvía una dimensión desconocida, formaba parte de una belleza ajena y emocionante. Se dejó retratar por el pintor, que capturaba admirado su obra impregnada en su cuerpo. Al salir a la terraza, el sol transformó la pintura convirtiéndola en un bosque real. Las ramas buscaban su forma y las hojas cobraban vida, la belleza de la modelo se mezclaba con la naturaleza. Expuesta al escenario de la ciudad no se sentía desnuda, sino formando parte de una obra de arte efímera y eróticamente singular.

Mas relatos de Natalia aqui:

https://www.amazon.es/dp/B076FBH4QK

https://www.amazon.es/dp/B076YM3TSW


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com