Historias de la Ouija: La noche más larga (1ª Parte)

Por jz
Enviado el 21/06/2013, clasificado en Terror
748 visitas

Marcar como favorito

La noche era  más fría de lo normal para ser Agosto en Galicia. Aún así, Juan ya estaba  acostumbrado a que los bosques gallegos  guardasen mucha humedad que después se desprendía por la noche colándose en las camas y humedeciendo las sábanas.

En la cabaña dormían él y su amigo Jaime. Se conocían de haber estado otros años juntos en el campamento, tenía un año más que el, por eso este año le había tocado ser monitor. Tenían los mismos gustos para el deporte y la música, además vivían en la misma ciudad y a pesar de no ir al mismo colegío se veían algunos fines de semana.

Ese año era el último que iría al campamento, estaba a punto de cumplir 18 años y pensaba que había sido suficientes veranos perdido en medio del bosque lejos de la civilización. Le apetecía pasar todo el verano en la playa con sus amigos, pero sobretodo con sus amigas. No dejaba de pensar que mientras el estaba en medio de la nada construllendo fogatas y con los mismos planes de todos los veranos, sus amigos estaban saliendo y llendo a la playa sin el.

Cierto era que a él le encantaban muchas de las actividades que allí se realizaban, caminatas, deporte, juegos y otras muchas, pero lo que más le gustaban eran las noches en las que Jaime, Ramón, Nacho y el se escapaban para austar a las chicas. Les habían hecho todo tipo de bromas, desde el lobo hasta el asesino del bosque, pasando por la bruja del bosque o la Santa compaña. Todas ellas acabaron con chicas en ropa interior corriendo por fuera de las cabañas y ellos cámara en mano. Las risas eran siempre lo mejor. Otras veces decidían dar paseos por el medio del bosque con algunas de las chicas, ahí dában rienda suelta a los amores de verano, esa era la mejor parte. 

Esta noche, la gente dormía en el campamento  como de costumbre, pero Juan, Jaime, Ramón y Nacho aguardaban en la cama esperando para poder escapar al bosque. El sonido de los animales nocturnos moviendose alrdedor inquietaba a Juan. A ratos, se oía a un Buho cerca de la cabaña, su canto le tranquilizaba, siempre había sido una animal que le gustaba. Hoy en vez de ir con las chicas habían decidido adentrarse ellos solos en el bosque. Querían hacer una ouija, Nacho se la había encontrado en casa de su abuela, que vivía en un pequeño pueblo al norte de Galicia. Juan era el más reacio al plan, pero animado por los otros al final nunca dejaba de faltar a ningún plan. Sin embargo, Nacho y Jaime eran los más valientes, siempre estaban dispuestos a realizar cualquier tipo de actividad fuera de la organización del campamento. Fumaban, bebían y siempre tenían fotos de chicas desnudas con las que se inventaban fantasías de adolescentes presumiendo de cosas que juan ponía en duda.

-Bueno, ¡aquí es!- Nacho susurraba mientras señalaba una mesa redonda de piedra.- Vamos a sentarnos alrededor, en círculo!- Jaime encendió dos velas negras. Nacho saco la ouija y una bolsa de la mochila. Antes de colocar el tablero abrió la bolsa y extrajo un bote lleno de un líquido rojo.

¿Es sangre?- Se apresuró a decir Ramón, incómodo por la situación y la cara de pánico de su amigo Juan-

-Si- Nacho respondió secamente. Juan y Ramón se que daron mudos- Es de vaca

-No seais unos caguetas, a esto hay que darle emoción y he leido en internet que dibujar con sangre una estrella de cinco puntas debajo del tablero ayuda al rito- Jaime lo decía mientras cogía el bote dispuesto a dibujar lo que hiciese falta.

Mientras Jaime dibujaba la estrella, Nacho continuaba sacando cosas de la mochila ante la espectación de los otros dos. Había un cuenco, un pequeño bote de absenta, una foto antigua, una compresa usada, un mechón de pelo, un alfiler y una cuchara.

Juan, al ver tanto objeto sin sentido, preguntó:

-¿Para que es todo eso?- Nacho empezó a explicar para que servía cada cosa:

-Bueno, todo esto es para hacer la mezcla de la que obtendremos el Elixir de Lucifer.-Juan empezó a temblar- Perfecta para los viajes espirituales- Lo decía con una sonrisa-Y para hacerla se necesita:

1º) Un mechón de pelo de cada uno de los participantes

-Este es el mio, ahora cada uno de vosotros me tenéis que  dar uno del vuestro- Jaime sacó una pequeña navaja suiza, se cortó un mechón y se lo pasó a os otros.

2º) La foto de un familiar fallecido

-Yo he traido la foto de una tia de la madre de mi abuela- La foto era en blanco y negro, databa de 1906. Aparecía una niña de unos 7 años con aparentes rasgos de algún tipo de enfermedad mental, apoyada sobre una mesa- Mi madre me dijo que esa foto se la hicieron una vez muerta, en esa época era muy común cuando la gente moría joven.- A Juan se le pusieron los pelos de punta.- Tendremos que quemarla junto con nuestros mechones de pelo.

3º) Sangre de una virgen

- He entrado en el baño de las niñas y robé la compresa.- Todos ponían cara de asco, el olor era intenso- He traido guantes.- Se los puso y exprimió la compresa dentro del cuenco.

4º) Una gota de sangre de cada uno de los participantes

-Aquí tengo un alfiler para este punto- Hablaba a la vez que se pinchaba el dedo hasta sangrar- No pongais esas caras, que no vais a sufrir mucho es sólo un pequeño pinchazo- Apretaba su dedo para que callera la maxima sangre posible en el cuenco. Pasó el alfiler a Ramón, este dudó unos segundos pero se armó de valor y dejo caer una leve gotilla de sus sangre sobre el cuenco, rápidamente lo  pasó a Juan.

5º) La mezcla y la purificación

-Una vez que tenmos la sangre de la virgen y los asistentes debemos mezclarla con absenta- Mientras echaba el alcohol en el cuenco removía con la otra cuchara. El aspecto de la bebida era horrendo- Despues tendremos que beber y decir una palabras a la vez que quemamos la foto y los mechones de pelo. Puso la foto en la mesa y los mechones sobre esta. Con la misma botella de absenta lanzo un chorro sobre la foto y los pelos e hizo un circulo con el líquido alrededor de los objetos.

-Ha llegado la hora- dejó de remover y puso la cuchara a un lado- Cogeos de la mano- Se cogieron de la mano- Ahora debemos decr todos a la vez:

"Lucifer Sanctus, estamos aquí para ofrecerte nuestros respetos y admiración"

"Lucifer Sanctus, esperamos que nuestras preguntas sean respondidas gracias a tu sabiduría"

"Lucifer Sanctus, que tu inmenso poder nos de la energía para poder oírte y seguirte"

"Lucifer Sanctus, que este Elixir que vamos a beber sea el agua que nos da la vida"

continuará...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com