Corazon Roto parte 1

Por ErinBukoswki
Enviado el 10/01/2018, clasificado en Adultos / eróticos
3004 visitas

Marcar como favorito

Han pasado muchos meses desde que termine mi relación con mi mejor amiga Kamir. Aunque la razón para dejar nuestra amistad era inevitable, debo admitir que nunca lo vi venir. Amor entre amigos es mucho más doloroso de dejar ir que un noviazgo casual. Se siente  como perder a dos personas por la culpa de una. Y aunque fue mi sueño salir románticamente con la chica que sentía que la conocía como una amiga de niñez, nunca pensé que iba a perder mi amiga por eso.

Aunque yo fui el que decidí en cortar esta relación, no lo hace más fácil. Al pasar del tiempo nosotros como personas cambiamos, por consecuente, nuestra relación con otras personas también. Antes lo que nos unía, es ahora  lo que nos separa. Muchos momentos de felicidad me hicieron ver a mi amiga, más que una amiga.

Ocasiones de fiesta, pero más específicamente, los momentos cuando estábamos solos hablando por largas horas y al decir verdad, no puedo recordar que temas de conversación tocábamos, solo recuerdo la felicidad que me causaba y que éramos fuerza uno del otro contra este fuerte mundo.

Cuando nuestro romance era privado todo era más fácil. Sentía que podía ser yo mismo y ella podía ser ella. Conforme paso el tiempo ella sintió que lo nuestro debía formalizarse, debido a que nos íbamos a mudar juntos y yo recio a la idea, accedí.

Ella en mi opinión, es una de las mujeres más bellas que he visto y es muy fácil decir a vista de los demás que ella estaba "fuera de mi liga”. Y para ser sincero, era difícil sentir las miradas de los demás cuando empezamos a salir. Esas miradas sentía que decían, que hace ella con él? , Acaso él tiene plata? Ella pudiera estar con alguien mucho mejor, etc. Me considero alguien divertido y de buen corazón. Lástima que eso no se pueda ver a simple vista como lo es una apariencia física, un buen carro o prendas caras.

Poco a poco la opinión de los demás empezó a llenarme de inseguridades y quise evitar a toda costa actividades sociales con personas de su grupo. Sus "amigos" eran simples lobos en pieles de ovejas y yo no he sido discreto en mostrar mi desagrado en personas falsas. Y eso fue el comienzo de nuestros problemas, yo  deje de ser invitado (nunca me sentí bienvenido en primer lugar) y Kamir (una chica muy social) se sentía que yo no la dejaba ser ella.

Yo solo quería que las cosas fueran como antes y quieren saber que hice yo? La deje ir, ella al principio no salía sin mí, pero yo me sentía muy culpable. Hubo una ocasión que marco nuestra relación y eso fue la fiesta de cumpleaños de  Anthony (uno de los "amigos" de Kamir). Anthony era el típico chico popular, con el look, el dinero y típico chico "malo" de la universidad.

-Amor Anthony me invito a su fiesta,  ¿vamos a ir o voy a salir sola de nuevo?-dijo Kamir-

-Tengo que trabajar hoy de noche y  Sé que tus amigos no les caigo bien amor, si quieres ir a la fiesta ve tu- dije yo-

-¿Otra vez Erin? ¿Cuantas veces te tengo que decir que está bien que puedes ir conmigo? Anthony dijo que puedes venir y no tienes que gastar en nada, si eso te preocupa.

Esos comentarios me molestaban mucho, ella sabía el gran esfuerzo que yo hacía en pagar mis estudios y la renta de nuestro apartamento. Usualmente yo los dejaba pasar pero el simple hecho que Anthony "el niño que nunca ha trabajado en su vida" allá sugerido que no iba a tener dinero para colaborar me molesto un poco.

-No me importa lo que diga Anthony, el no paga este apartamento y la verdad no me agrada ninguna de tus amistades-dije yo-

-Me gustabas más cuando solo eras mi amigo-dijo Kamir-

Un silencio se apodero de la habitación y yo simplemente salí de la habitación. Voy tarde al trabajo- dije yo  mientras salía del apartamento y agregue: Haz lo que quieras.

Yo era bartender y me tocaba ese día trabajar de 6pm a 3am. El bar no estaba muy lleno y mi jefe estaba de buen humor.

-Erin te noto enojado, si no cambias tu cara no vas a recibir propinas jajá- decía mi Jefe riendo mientras observaba el bar con pocas personas y agrega-: ¿Problemas en la casa con la Miss Universo?

-Si jefe, ella quería que fuera con ella a una fiesta pero la verdad necesito las horas extras y la gente con que ella se rodea es muy materialista- dije yo mientras ponía un trago de Whiskey Etiqueta Negra para mí-.

-Hazme uno para mí también- dijo el Jefe y agrego: Erin te daré un consejo, tú sabes mejor que nadie, mujer con tragos es mujer fácil y yo creo que debiste haber ido. ¿La fiesta es del tal Anthony verdad?

-Si- dije yo con desagrado mientras tomaba un sorbo de mi trago-.

Justo en ese momento recibo un mensaje de texto. Con su permiso Jefe-dije yo al ver mi teléfono-.

-Heyyyy Erin!!! ¿Cómo estás? Es Fabiana la amiga de Kamir, ¿trabajas hoy?

Fabiana es la única amiga de Kamir que me agrada y al decir verdad tenía mucho tiempo sin escuchar de ella así que decidí responder.

-Epale Fabiana, Si estoy aquí, ¿vas a venir con alguien?, si quieres te reservo una mesa-dije yo-.

-No hay necesidad voy a tomar un trago rapidito yo sola y me voy, ¿me guardas un puesto en la barra?

-Listo-dije yo-.

-Como te seguía diciendo Erin- dice mi Jefe tomando un trago de whiskey y agrega: Las mujeres se enamoran del hombre que conocieron y la verdad desde que te mudaste has dejado de ser quien eres.

-Lo se Jefe, pero es que tengo muchas responsabilidades ahora y la verdad incluso en lo íntimo no somos iguales. – Justo en ese momento empecé a tener recuerdos íntimos De Kamir: Yo bailando tambor en la casa con ella después de ambos haber tomado mucho vino y ella burlándose de como yo bailaba. Cállate y besame-decia yo mientras que la abrazaba y ella me besaba y me tomaba el miembro muy erecto-. Uy no te dije que hicieras eso- decía yo- . Ups- respondía ella y me mordía suavemente el labio-.  Yo cargándola hasta la cama y ella abrazándome con sus piernas. Lo fácil que era desvestirla y lamer sus pezones en forma circular y con mi mano tocaba su clítoris hasta sentirla muy mojada causando movimientos involuntarios en su cintura. Mientras ella me jalaba del cuello y me mordía la oreja.

-Hazme tuya y no uses condón te quiero sentir más, ¿sí?- dijo ella mientras tocaba mi miembro y lo rozaba con su sexo.

-Cómo voy a negarme?- respondía yo mientras lentamente me introducía dentro de ella y seguía tocando su clítoris con mi mano y tocaba uno de sus senos con la otra. Yo podía sentir con mucho más detalle cuando no me protegía con ella y ella sabía cómo apretarme por dentro. Era suyo como ella era mía en ese momento.

-Heyy Erin- dijo Fabiana al llegar al bar-.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com