DON MAURO (Reescrito, 4 min)

Por
Enviado el , clasificado en Humor
717 visitas

Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Don Mauro tenía un problema. A decir verdad, lo había tenido toda su vida, y es que no sabía decir que "no". Con los años había aprendido a rechazar al intransigente, al mal encarado, pero las buenas maneras o una simple sonrisa le desarbolaban por completo, no podía evitarlo.

Esta forma de ser le había supuesto, en los últimos dos años, adquirir veintisiete enciclopedias a un simpático comercial que semanalmente le visitaba con su arrebatadora sonrisa y una caída de pestañas que aturdía los sentidos. Aunque las enciclopedias le habían restado espacio y habitabilidad a su modesta casa, también era cierto que le aportaban un saber incuestionable. En cualquier rincón, incluso en el horno o sobre la tapa del bidé, don Mauro había apilado ordenadamente volúmenes tan interesantes y dispares como “Materiales cerámicos en la construcción" o " Los Misterios desvelados del punto de cruz y otros artes del tejer", libros que siempre tenía a mano y leía con gran pasión.

Ciertamente la casa de don Mauro parecía un bazar persa donde uno podía encontrar, aún sin desembalar, vaporetas, centros de planchado, escobas eléctricas, vajillas chinas y otros lujos de oriente. Y una última adquisición, tres cajas de fina lencería compradas recientemente a un locuaz "Brand Manager" que conoció en unos aseos públicos. Por supuesto, el “Brand Manager”, guapo a rabiar, tenía la sonrisa impresa en el rostro.

Quiso el destino que entre tantos y tan variados artículos hubiera uno que trajera la desgracia a casa de Don Mauro, uno que le arrebató al amor de su vida. Treinta y dos años de dulce convivencia con don Casto tirados a la basura, y todo por la compra de un inútil achiperre de apenas dos palmos de longitud.

Se lo vendió una amable señorita, meses atrás, mientras  se tomaba un café en una terraza cualquiera. Allí sentado, don Mauro, disfrutaba de un soleado día primaveral , cuando una dulce voz le sacó de su ensoñación. Era una mujer de mediana edad. A pesar de su sonrisa parecía cansada. Con educación, tras darle las buenas tardes, le pidió sentarse a su lado para recuperar el resuello y tomarse un vaso de agua.

Portaba un bolso de tamaño mediano que enseguida acomodó sobre la mesa. Tras el primer sorbo de agua, le comenzó a contar su triste historia y cómo se ganaba la vida. Vendía estampitas de santos muy  variadas, su catálogo era inmenso. Los organizaba en taquitos, cogidos con una goma que ponía y quitaba con gran habilidad. Pero pronto se percató de que quizá tuviera algo mejor para él. Así que tras una pícara sonrisa le  habló de sus otros artículos. En concreto de uno,  que se dispuso a mostrarle con gran discreción, y le predijo cambiaría su vida. Y así fue.

Una vez en casa, y sin saber qué hacer en aquel momento con semejante instrumento, don Mauro decidió guardarlo bajo la cama, junto a una colección completa de recetas gastronómicas del medievo. Y ahí se quedó, en el olvido, cogiendo polvo hasta que una mañana su amada pareja lo encontró. 

En el despertar de aquel fatídico día, don Casto tanteó bajo la cama en busca de sus zapatillas de osito, pero entre las pilas de libros palpó algo distinto. Tras unos instantes de confusión, reconoció lo que parecía ser un miembro de un tamaño incomprensible para él. Al comprobar que aquello no era un sueño de juventud sino algo real, y sabiendo que semejante instrumento no era suyo, pidió entre sollozos explicaciones a don Mauro:

- ¡No te reconozco, eres, eres...un felón, felón del demonio!, ¿cómo, cómo has sido capaz...? - le gritó fuera de sí.

Don Casto entendió el hallazgo como un acto de infidelidad pura. Un amante contra el que nunca podría competir, ni en tamaño, ni en rigidez ni en bravura.

De nada le sirvieron a Don Mauro las explicaciones. Entre lágrimas le contó con todo detalle cómo se hizo con semejante aparato. Una sonriente señorita, que también ofrecía estampitas de santos, se lo había vendido. Don Mauro argumentó en su defensa, que al no prestar devoción por ninguno de los beatos, y con la única finalidad de ayudar a tan amable señorita, optó por comprarle el maldito y cien veces maldito flautín. Suplicó, después de tantos años de amor incondicional, que no lo abandonara, lloró hasta perder la dignidad, pero de nada sirvió.

Don Casto se fue esa misma tarde con tres cajas de fina lencería, la cabeza alta y el achiperre sobresaliendo del bolsillo de su chaqueta. Mientras veía alejarse a su amado, don Mauro supo que había llegado el momento, un punto de inflexión, de no retorno. "Nunca Mais", se dijo en perfecto gallego. Y a partir de ese instante vio como una revelación que la única palabra que saldría por su boca sería "NO".

Aunque tras meditar un ratito decidió dejar su nueva vida para mañana. Después de todo no había necesidad de tanta prisa. Había caído en la cuenta que era jueves. En un rato tenía un comercial que atender, y   una enciclopedia que comprar..., esa sonrisa con caída de pestañas incluida bien lo merecían… :)

 Jam Louvier, 2019


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.