EL CHUPA HUEVOS.

Por
Enviado el , clasificado en Humor
387 visitas

Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.


En la aldea que me dejó la cigüeña, las gallinas estaban sueltas en la calle al lado de la casa, a veces ponían en sitios que no le correspondía ni los que le preparaban sus dueños.

No era raro encontar alguna vez en un lugar escondido un ponedero con algun huevo, bajo montones de leña,entre espinos,escobas piedras y toda clase de escondrijos.

Los niños estorbaban en casa, se jugaba en la calle al escondite, tirando piedras, palos buscando tesoros imaginarios, nidos y cosas por el estilo,todo bicho que se movía el perseguirlo valía de diversión, eran los unicos juguetes disponibles.

El tesoro para mí fue encontrar un ponedero de gallina con varios huevos bajo un montón de leña de la vecina abuela tia Dionisia.

Lo normal era avisar a la tia Dionisia, yo pensé otra cosa mejor, hacerle un agujero por cada punta y chuparlos, cosa que se hacía con los de los pajaros al encontrar un nido. Cada día chupaba uno, así crecería más y sería más fuerte.

Nos decian que las gallinas sabián contar sus huevos, eso me dio la idea de llenarlos con algo de harina y agua y tapar el agujero gordo con la mása. eso disimularía su vaciado y engañaría a la gallina para que no lo aborreciera y cambiara de lugar de puesta.

La abuela Dionisia al tener solo tres gallinas se dio cuenta que alguna fallaba, vigiló a la gallina y dio con el ponedero secreto. Toda contenta cogío un plato recogío los huevos pensando en hacer unas ricas y sabrosas tortillas.

Me imagino su desilusión al cascar los huevos y no saber que pasó, ni que comió la gallina para poner esos huevos con extraña clara y sin yema que jamás había visto.

Se presentó en casa de mis padres con el plato y los huevos. Le dice a mí madre que tenía una desgracia muy grande, una gallina le ponía los huevos llenos de una clara que no era normal y sin yema. ¿Como podía ocurrir eso?. El caso es muy sencillo Dionisia ¿Dime cuanto grano le das de comer? Si es muy poco, las gallinas al estar en la calle vete a saber lo que comen y además sin gallo, es normal que pongan los huevos así.

La abuela no combencida le dice ,¿No sera que alguien me chupa los huevos? y los rellena con esta clara tan rara. Ni lo sueñes mujer, eso es imposible no digas a nadie que te chupan los huevos porque se reiran de ti.

La tia Dionisia no guardo el secreto y lo casco rapidamente, en un lugar tan pequeño eso se hizo viral en un día, valio para tertulias, burlas y demás comentarios sobre quien sería el que le chupaba los huevos a la abuela.

Mi madre me dijo que si una vez encontraba alguno que nos los chupara, mejor llevarlos para casa, así podría con unas patatas y cebolla hacer una comida para todos.

El chupa huevos no fue descubierto, pero se sospechó de algun culpable de tan tremenda faena. La tia Dionisia por la noche le metía el dedo en el culo a cada gallina para vigilar la que tenía que poner al día siguiente, así controlaba sus puestas. A partir de eso todas ponían los huevos normales.

Al contar lo que hacía, mi madre le contestó. Dionisia eso es normal, al meterle el dedo en el culo haces de gallo,y con un poco más de grano ellas tan contentas,por eso ponen los huevos como Dios manda.

La pobre mujer tubo que soportar durante su vida, las preguntas de si le seguián chupando los huevos. si los tenía , blancos o negros, toda una serie de burlas y chanzas, por culpa del extraño y maldito ser que chupó los huevos a la pobre abuela.

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.