Guatemala o guatepeor

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
62 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

POCO DESPUÉS DE ANOCHECER, IBA DE CAMINO AL SUPERMERCADO A COMPRAR YERBA PARA EL MATE CUANDO EN LA MITAD DE LA CUADRA PERCIBÍ ALGO EXTRAÑO SUCEDIENDO DENTRO DE UN AUTOMÓVIL ESTACIONADO DEL OTRO LADO DE LA CALLE, ENTRE UN HOMBRE Y UNA MUJER. NO, NO ESTABAN EN LAS PRELIMINARES DEL AMOR, NO ERA ESO, ESTABAN DISCUTIENDO. 

   "¿QUÉ PASA AHÍ?", ME PREGUNTÉ. DENTRO DEL AUTOMÓVIL LA LUZ DEL CELULAR IBA DE UN LADO A OTRO. NO VEÍA BIEN, PORQUE LA LUZ DEL INTERIOR DEL VEHÍCULO ESTABA APAGADA Y LA ILUMINACIÓN DE LA CALLE NO LLEGABA A PLENO POR LA SOMBRA DE LOS ÁRBOLES. POR LA VENTANILLA DEL CONDUCTOR, CON EL VIDRIO BAJADO, ESCAPABAN IMPROPERIOS Y PALABRAS SUELTAS, POR LO QUE NO PODÍA DISCERNIR SOBRE QUÉ HABLABAN. NO FUE POR PURA CURIOSIDAD DE CHISMOSO QUE ME DETUVE A VER QUÉ PASABA NI PARA VER SI LA COSA TERMINABA EN UN POLVO SINO PORQUE, TRATÁNDOSE DE UNA DISCUSIÓN ENTRE UN HOMBRE Y UNA MUJER, PODÍA SER QUE ELLA NECESITARA DE ALGUIEN PARA DEFENDERLA EN CASO DE QUE EL HOMBRE SE PUSIERA DEMASIADO VIOLENTO Y SE LE FUERA LA MANO. CAMINÉ UNOS PASOS Y ME RESGUARDÉ DETRÁS DE UN ÁRBOL. DESDE ESE LUGAR PUDE VER MÁS CLARAMENTE LO QUE SUCEDÍA, QUE, ADEMÁS DE MEJORAR EL ÁNGULO DE VISIÓN, LO QUE SE DECÍAN ME LLEGABA CON MÁS NITIDEZ. EL HOMBRE QUERÍA REVISAR EL CELULAR DE LA MUJER, SE NOTABA QUE ESTABA MUY NERVIOSO, DIRÍA QUE FUERA DE SÍ. 

   "DAME EL MALDITO CELULAR, TE DIGO", REPETÍA UNA Y OTRA VEZ,  MIENTRAS INTENTABA AGARRAR EL CELULAR DE LAS MANOS DE LA MUJER Y ELLA SE NEGABA SIN PARAR DE REPETIR "NO, NO", JADEANDO POR EL ESFUERZO QUE HACÍA PARA NO ENTREGARLE EL APARATO. PENSÉ QUE SI LA MUJER ESTABA TAN INTERESADA EN NO ENTREGÁRSELO ERA POR ALGO MUY COMPROMETEDOR ESCONDIDO EN ÉL. 

   "SIENTO UN OLOR A CUERNO QUEMADO EN EL AIRE", DIJE PARA MIS ADENTROS. DE PRONTO EL HOMBRE LE DIO UNA CACHETADA. 

   "SI LLEGA A ESTAR EQUIVOCADO ESTÁ LIQUIDADO", PENSÉ. LA MUJER SE AGACHÓ Y EL HOMBRE SE LE TIRÓ ENCIMA Y AL REAPARECER POR LA VENTANILLA TENÍA EL CELULAR EN SUS MANOS. ELLA LEVANTÓ LA CABEZA E INTENTÓ SACÁRSELO DE LAS MANOS. 

   "DÁMELO, DÁMELO, JAVIER", GRITÓ CON DESESPERACIÓN. EL HOMBRE NO DIJO NADA, PERO MIENTRAS LO REVISABA CON UN HOMBRO IMPEDÍA QUE ELLA SE LO MANOTEARA. DE PRONTO ÉL ESTALLÓ EN FURIA Y GRITANDO COMO UN LOCO LE DIJO: 

   "HIJA DE PUTA, HIJA DE LA REMIL PUTA". ELLA ROMPIÓ A LLORAR, PIDIÉNDOLE PERDÓN Y QUE LO HABÍA HECHO SIN QUERER. 

   "SÍ, SIN QUERER QUERIENDO", DIJE YO. EN ESO ME DI CUENTA QUE LO HABÍA DICHO EN VOZ ALTA, MIRÉ ALREDEDOR POR SI VENÍA ALGUIEN, PERO EN ESE MOMENTO LA CALLE, EXCEPTUANDO LOS DEL AUTOMÓVIL Y YO, ESTABA DESIERTA. 

   EL HOMBRE SEGUÍA MALDICIENDO Y LLAMÁNDOLA DE HIJA DE PUTA Y DE OTRAS DELICADECES PARECIDAS. CUANDO VOLVÍ LA VISTA, LA MUJER YA NO SE VEÍA NI SE OÍAN SUS SÚPLICAS NI SU LLANTO. EL HOMBRE ABRIÓ LA PUERTA, BAJÓ, PASÓ POR DELANTE DEL VEHÍCULO Y ABRIÓ LA PUERTA DEL ACOMPAÑANTE. EN ESE MOMENTO PASÓ UN COLECTIVO, CUANDO TERMINÓ DE PASAR PUDE VER QUE EL HOMBRE HABÍA ARRASTRADO LA MUJER A LA VEREDA Y YA CERRABA LA PUERTA DEL ACOMPAÑANTE. EN SEGUIDA VOLVIÓ AL VEHÍCULO. 

   "CARAJO, LE SACUDIÓ CON TODO Y LA DEJÓ GROGUI", PENSÉ. ANTES DE SUBIRSE AL AUTOMÓVIL ESTAMPILLÓ EL CELULAR CONTRA EL ASFALTO, MIENTRAS SEGUÍA GRITANDO RABIOSAMENTE: 

   "HIJA DE PUTA, HIJA DE LA REMIL PUTA". DESPUÉS CERRÓ LA PUERTA COMO PARA QUE NO SE ABRA NUNCA MÁS Y SALIÓ ACELERANDO DE TAL MANERA QUE  EL HUMO DE LAS LLANTAS QUEMADAS QUEDÓ FLOTANDO EN EL AIRE. ESPERÉ QUE SE DISIPARA Y ME ACERQUÉ A SOCORRER A LA MUJER TIRADA AL LADO DEL CORDÓN. COMO ESTABA QUIETA Y BOCA ABAJO PENSÉ QUE ESTUVIERA DESMAYADA, PERO AL DARLA VUELTA VI QUE TENÍA UN CUCHILLO CLAVADO EN EL ABDOMEN. 

   "CARAJO", EXCLAMÉ, Y SIN PENSARLO DOS VECES NI PARARME PARA VER SI ALGUIEN ME ESTABA MIRANDO SALÍ RAJANDO EN DIRECCIÓN A MI CASA. LA YERBA PARA EL MATE PODÍA ESPERAR. PENSABA, MIENTRAS CORRÍA. PORQUE SI HUBIERA APARECIDO LA POLICÍA EN AQUEL MOMENTO SI NO ME ECHABAN EL FARDO DE LA MUERTA AL LOMO, ME TOMARÍAN POR SOSPECHOSO DEL CRIMEN O ME LLEVARÍAN A LA COMISARÍA COMO TESTIGO DEL HECHO, ES DECIR GUATEMALA O GUATEPEOR.

                                                                     FIN. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed