Los destinos

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
44 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

Le había dicho un amigo que en la calle Vidal vivía una oscura adivinadora. 

   "¿Oscura?", preguntó, poniendo cara de asombro. 
   "Sí, pero la mujer es buena en lo suyo. Nunca falla", le garantizó el amigo. 

La casa tiene un no se qué de misteriosa, pero como nunca ha conocido ninguna casa de adivinadora, bruja, nigromante o curandera piensa que, tal como en las películas, debe de ser así mismo. La mujer regordeta y con cara de luna que lo atiende, a primera vista le da a entender que la tal adivinadora es ella. Un turbante le cubre el cabello y una bata negra azabache hasta el suelo le acentúa la redondez del cuerpo; y de su cuello cuelga una cadena plateada con símbolos que a él no le significan nada. Pero lo que más le llama la atención son sus uñas, largas como garras de felino salvaje. 
   "Pase, querido", lo invita, con gentileza. El interior de la sala es oscuro, oscuras las paredes, oscuro el mobiliario, y las lámparas que ilumina el ambiente, que por ser de poco voltaje también confabulan con la oscuridad en derredor. La mujer lo invita a sentarse en una mesa redonda cubierta con un paño de satén, también negro; en el medio una bola de cristal lucha por brillar en medio de aquella lobreguez. La mujer se sienta del lado opuesto. 
   "¿En qué puedo ayudarlo, querido?", le pregunta.
   "Quiero saber mi destino", le dice él. La adivinadora demora un momento en decir algo. Él piensa que ella esté por iniciar un viaje astral por el futuro para buscar su destino. 
   "Hay muchos destinos, mi querido, dijo, por fin, varios dentro de cada hombre y de cada mujer. Usted deberá descubrir el suyo por sí solo, pero descuide que yo le mostraré cómo hacerlo".
   "¿Varios?", indaga él. 
   "Sí, mi querido, aunque se diga lo contrario todos tenemos varios destinos, tantos como esquinas hay en el mundo", responde la adivinadora. Después se pone de pie y lo invita a seguirla hasta una habitación contigua. Contrariamente a lo que él espera encontrar, allí la luz es intensa; del techo cuelga una araña con cientos de cristales que multiplican la luminosidad sobre la superficie de varios espejos tamaño natural apoyados en las paredes.
   "En estos espejos, mi querido, le dice la mujer, podrá ver su futuro. Ahora le cabe a usted averiguar cuál es el suyo". El hombre cree ser incapaz de saber cuál será. 
   "Pero ¿cómo, de qué manera lo voy a saber?" Pregunta, bastante confundido. 
   "No se preocupe, mi querido, usted lo sabrá", responde ella, dándole una palmadita en el hombro. 
   "Pero ..." 
   "No se preocupe. Tenga fe", insiste la mujer, antes de dejarlo solo. 

Él camina hasta el espejo que tiene más cerca y en él se ve a sí mismo trabajando en una joyería. De repente entra un asaltante y lo amenaza con un arma; luego, él y el dueño de la relojería, son conducidos al depósito, donde son obligados a llenar dos grandes bolsones con joyas, piedras preciosas y oro. Tanto que daría para vivir los tres con holgura por el resto de sus vidas. Pero en un descuido del maleante, él se le tira encima y lo desarma, impidiendo finalmente el robo. En la secuencia se ve  recibiendo su salario de miseria de siempre. Así ve el destino del hombre honesto. 

   Después va hasta el próximo espejo y allí se ve entrando en un banco, lleva un arma y con ella obligaba a todo el mundo a tirarse al piso y al empleado, que está delante suyo, entregarle todo el dinero que hay en la caja. Alguien grita y él se da vuelta, entonces un guardia de seguridad intenta desarmarlo, forcejean, el arma se dispara y el guardia cae muerto. En la secuencia se ve recibiendo la sentencia a cadena perpetua. Ve así el destino del hombre deshonesto.

    En el siguiente espejo se ve dueño de un imperio industrial, mirando desde su torre de cristal el mundo destruido y a los millares de esclavos trabajando para hacerlo cada vez más rico, treinta pisos abajo de sus pies. Y allí ve  el destino del hombre insensible. 

   Y en otro, se ve mendigando en las puertas de una iglesia y en él el destino del hombre perdedor. Y en el que le sigue, se ve mirando las últimas modas expuestas en las vidrieras lamentándose por no tener con qué comprar lo que tanto desea, y en él el destino del hombre frustrado. Y en el próximo se ve viviendo en una ranchito en medio de la nada masticando un pedazo de pan duro, detrás suyo hay una repisa llena de estatuillas y estampitas de santos alumbrados por una vela, un póster de Cristo pegado con cinta aisladora sobre la pared de adobe y un crucifijo colgando de un clavo. Es así que ve el destino del ingenuo. En otro, vuelve a verse en la joyería, pero ahora como el dueño desagradecido, y allí ve el destino del hombre miserable. Y así, de espejo en espejo, va viendo todos los destinos posibles, hasta que en el último espejo se queda paralizado. En él se ve saliendo de la habitación, agarrar un cuchillo que está delante de la adivinadora, el cual agarra y se lo clava en el corazón a la mujer. 

   Al volver a la sala constata que, efectivamente, delante de la adivinadora hay un cuchillo. Ella parece saber el desenlace trágico que sucederá a seguir, pero lo que quizás ella no sepa es que él no tocará en el cuchillo y así cambiará su destino, al final, hay tantos como esquinas hay.

                                                             Fin.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed