El pianista alemán - parte 1

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
67 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

Su amigo Hugo, que trabajaba como celador en la escuela N°1 José de San Martín (donde también hacía de casero y vivía, en un cuarto adjunto al baño de los varones), vino a verlo el viernes por la tarde. 

   ¿Todavía estás parado, Pablo?, le preguntó. 

   Y sí, quedaron en avisarme de varios lugares, pero ya sabes cómo funciona la cosa. Para no decirte que no en la cara, tal vez por pena, te dicen que "cualquier cosa lo llamamos", pero todavía nada, le dijo Pablo, medio desanimado. 

   Ah, bueno, ¿y, no te gustaría reemplazarme por dos semanas en la escuela?, quiero hacerle una visita a mis viejos en Santa Fe. Ya hablé con el director y le dije que se trataba de un amigo de mi entera confianza y me dijo que estaba bien, ¿si te interesa?  

  ¡Claro, claro!, algo es algo, ¿no?, respondió Pablo, ahora más animado con la perspectiva de ganar una plata. 

   Bueno, como sabes, el lunes empiezan las vacaciones de invierno, así que no debes preocuparte con nada, barrer el patio y nada más. Eso sí, más de ir a comprar algo al mercado o al kiosko, no podrás dejar el colegio solo, le advirtió. 

   No, quédate tranquilo, hermano, dijo Pablo. 

  Ok, mañana acércate a la escuela a eso de las ocho, así te muestro las instalaciones, le dijo Hugo, antes de irse. 

   Al día siguiente, a las ocho menos diez, Pablo llegó y Hugo le mostró las instalaciones: 

   Con los salones, el baño de los profesores y la sala del director no hay problema porque están con llave, lo único que quedan abiertos son los baños de los alumnos, la sala de música y la habitación donde se guarda el material de limpieza, le dijo Hugo. Una hora después se marchó. 

   El fin de semana pasó sin novedades, pero el lunes por la mañana, a eso de las nueve, Pablo escuchó el timbre. Cuando fue a ver quién era se encontró con un señor bastante viejo parado en la entrada. 

   Buen día, ¿qué desea?, le preguntó. 

   Buen día, ¿es usted el señor Hugo?, preguntó el viejo, con un acento que Pablo en seguida notó que era de extranjero. 

   Está en Santa Fe, salió de vacaciones el sábado, ¿por qué, qué desea con él? El viejo hurgó en el bolsillo del saco y sacó una hoja de papel. 

   Tengo autorización del director de la escuela para usar el piano durante las vacaciones, le dijo, mientras le pasaba la hoja. 

   Extraño, Hugo no mencionó nada, dijo Pablo, al tiempo que agarraba la hoja. 

   Verá que al director se le olvidó mencionárselo, pero lea, dijo el viejo. Pablo leyó detenidamente la hoja donde decía, en letra mecanografiada, que el señor Juan Sebastián (a secas) estaba autorizado a hacer uso del piano de la escuela durante las vacaciones. Al pie de la hoja, una firma del director sobre el sello del colegio parecía corroborar su veracidad. Pablo, que no tenía cómo comunicarse con su amigo ni sabía dónde vivía el director, ni sabía el número de teléfono de su casa, tenía dos opciones: decirle al viejo que se fuera y volviera con el director o dejarlo pasar, al final, estaba autorizado por él mismo. Pero como se sentía aburrido, pensó que un poco de compañía no le vendría mal, y además el viejo se veía inofensivo, le devolvió la hoja y lo dejó pasar. Luego de acompañarlo a la sala de música, lo dejó solo y se fue a barrer el patio. 

   El viejo tocaba música clásica, de la cual Pablo solo conocía el nombre y que había sido inventada por un sordo llamado Beethoven, que por el nombre debía ser inglés, después todo era nebulosa. Pero la música, a veces suave y otras enérgica y llena de altibajos, pero sin dudas misteriosa y hermosa, agradó a su cerebro acostumbrado a cosas menos elaboradas como el folklore y el pasodoble. 

   El viejo venía puntualmente todas las mañanas a las nueve y se quedaba tocando sin parar hasta las doce y volvía a las dos y se quedaba hasta las cinco. No era de hablar mucho (buen día, buenas tardes y hasta mañana eran las únicas palabras de iniciativa propia, de resto, contestaba sucintamente lo que Pablo le preguntase), y no se molestaba cuando Pablo se sentaba cerca suyo en absoluto silencio y se lo quedaba viendo como hipnotizado. A decir verdad, a Pablo le parecía que el viejo, absorto en su ejecución, ni notaba su presencia. Pablo se admiraba de la capacidad del viejo de arrancar aquellos sonidos maravillosos de las teclas, que a su parecer era lo mismo que hacer magia. 

   ¿De qué lugar es usted, don Juan?, le preguntó, al tercer día, en una rara pausa entre sus ejecuciones, que dicho sea de paso la mayoría de las veces a Pablo le parecía que eran simples cambios en una misma obra. 

   De Alemania, le dijo el viejo con parquedad. Pablo imaginó que sería uno de esos inmigrantes que habían llegado de Europa abarrotando los navíos como hormigas, huyendo de la segunda guerra mundial. Pero con temor de avivarle, tal vez, amargos recuerdos (quizás por eso mismo la brevedad de su respuesta) no le preguntó nada más sobre su vida, contentándose con escucharlo tocar. 

   Una noche Pablo se extrañó de evocar repentinamente la música que tocaba el viejo, entonces se le ocurrió, aprovechando el radio grabador que su amigo tenía en su habitación, acercarse a la tienda de discos que estaba frente a la plaza y comprar algunos cassettes vírgenes para grabarlo. Al otro día, después que el viejo llegó fue rápidamente a la tienda y compró varios cassettes, y cuando apareció en la sala de música con el aparato a Pablo volvió a parecerle que el viejo tampoco lo había notado. 

   Finalmente, llegaba el final de las vacaciones. Un día antes del comienzo de clases, el domingo a la mañana, llegó Hugo. 

   ¿Y, cómo te fue?, le preguntó a Pablo. 

   Todo tranquilo, contestó Pablo, y después le contó lo del viejo (y que solo lo dejó pasar porque traía un papel firmado por el director) y le hizo escuchar algo de lo que había grabado. 

   Qué raro, dijo Hugo, arrugando la frente, el director no haberme dicho nada. Bueno, mañana le pregunto. 

   Lo mismo digo yo de don Juan, qué raro; a esta hora ya debería haber aparecido. Capaz que a la tarde aparece, dijo Pablo y todo quedó por ahí mismo.

   El lunes a la noche, Hugo apareció por la casa de Pablo. 

   Acá está tu plata, le dijo, ah, me pidió el director que te dijera que si podías que te acerques mañana por el colegio. 

   ¿Algún problema con mi trabajo?, preguntó Pablo, con cara de preocupación. 

   No, no, pero quiere saber sobre el viejo alemán, ah, y dijo que no te olvides de llevar los cassettes porque quiere escuchar lo que tocaba el hombre. 

   ¿Y don Juan apareció al final?, preguntó Pablo. 

   No, no apareció, contestó Hugo.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed