El 69

Por
Enviado el , clasificado en Humor
91 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
EntrenaEn.casa - Videos para hacer ejercicio en casa. Entrenamiento funcional, fitness, yoga, pilates... ejercicios para hacer con niños y adultos mayores.

El viejo verde andaba a la pesca, como siempre. "¿Quién sabe esta vez tengo suerte? Tipo, doblo en la esquina y hay una pequeña en la parada esperando por papá", dijo para sí. "Ajá, sí, sí. Hay una y está solita. No te digo que hoy es mi día de suerte. Debo darme prisa antes que aparezca un aguafiestas. Mmm, y parece que anda entre los 18 y los 19, mi especialidad. Justo lo que me recetó el médico". El viejo verde recordó un trecho de la consulta médica, unos días antes, cuando fue a hacerse unos de los frecuentes chequeos médicos.

   "¿A usted le parece, doc?", le preguntó al médico.

   "¡Claro, claro! Salga a pescar todas las veces que quiera y no le mezquine caña", le había recomendado el médico. Ahora, mientras seguía con su plan siniestro cavilaba: "Con la caña no hay problema, la carnada es lo que puede echarlo todo a perder. Si fuera rico podría decir: estoy viejo, pero tengo toda la plata del mundo para comprar lo que quiera sin preguntar cuánto cuesta. Pero soy un triste don nadie que sólo cuenta con su lengua y la astucia para conseguir alguna dádiva en esta vida madrastra". 

   Ya estaba cerca de la muchacha, que miraba a la distancia esperando ver aparecer su colectivo. "Bueno, chiquilla, espero que te guste la matemática tanto cuanto me gusta a mí", pensó, ya tan cerca de ella que su perfume pareció entrarle hasta el alma. El viejo verde exclamó para sus adentros: "¡Mmm, qué bien huele! ¡Oh, juventud, divino tesoro!" Entonces cuando la tuvo a tiro le dijo: 

   "¡Buen dí­a linda!" El viejo verde no pudo evitar que el tono de su voz melosa dejara entrever sus bajas intenciones. La muchacha se dio cuenta de ello apenas oyó sus palabras en la nuca, pero acostumbrada como estaba a escuchar ese tipo de estupideces disimuladas en saludos de cortesía todos los días, que infelices degenerados los hay de a montones, ni se dignó a corresponder al infame galanteo. El viejo verde, no dándose por aludido, pensó: "¿Se hace la difícil o será que es una antipática de mierda? Bien, no perdamos tiempo en tratar de desvendar lo que oculta dentro de su cabecita. Podrí­a estar mil vidas intentándolo si lograr descifrar una sola coma. Vamos entonces al ataque". El viejo verde entonces prosiguió con su abyecta estrategia. 

   "Decime una cosa, linda, ¿el numerito 69 no te sugiere alguna cosa?" La muchacha revoleó los ojos ante la total falta de tacto del bruto que insistía en molestarla, pero para no tener que aguantar ese tipo de atropello desmesurado por más tiempo decidió cortar la cosa por allí mismo.

   "Sí", dijo con sequedad. El viejo, que esperaba por algo más extenso, se la quedó mirando mientras pensaba: "¿Sí? ¿Así y nada más? Ok, ok, la nena sabe jugar. Me la quiere poner difícil, ¿he? Ok, baby, ahí voy".

   "Bien, ¿y qué es lo que te sugiere?", preguntó el viejo verde. 

   "Listo, la acorralé. Soy un zorro viejo y lleno de artimañas y no será una corderita como esta la que me engañe así como así", se dijo. Antes de decirle lo que todavía tenía para decir,  

la muchacha se dignó a echarle una mirada de desprecio a la cara del baboso desubicado. 

   "¡Ah, sí!, el numerito. Bueno, por lo enclenque que lo veo abuelito, ese numerito me sugiere que usted ya está pisando los 70, ¿acerté? Bueno, dele entonces y vaya a festejar su último cumpleaños, que la apariencia de muerto ya la tiene y solo le falta las paladas de tierra sobre el cajón". En seguida la muchacha se volvió, su colectivo venía a media cuadra. El viejo verde agachó la cabeza, dio media vuelta y volvió por donde había venido, con su ego ofendido y gruñendo por lo bajo que la inocencia se había perdido, que los jóvenes ya no respetaban a los mayores y que la mocosa era una tremenda hija de mil puta. 

                                                            Fin.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed