La escultura ll

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
43 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

El escultor se lavó la cara para despabilarse y sacarse las lagañas, luego calentó el café, se sirvió una taza y se encaminó al estudio. Estaba ansioso por comenzar a trabajar. Todavía no había visto la pieza de mármol, porque el carretero la había traído por la noche mientras él andaba de parranda emborrachándose en la taberna. Cuando sacó la lona que cubría la pieza sus ojos se agrandaron y la taza de café se le cayó de las manos, haciéndose añicos contra el piso: bajo la lona había una estatua de mujer semidesnuda sosteniendo una rosa en una de sus manos. Pasado el susto se puso a trabajar con ahínco, dispuesto a enfrentar con valentía el gran desafío que tenía por delante: esculpir lo imposible deconstruyendo lo hecho. Tres meses después, finalizada ya la nueva obra, la presentó en una afamada galería. El escultor la llamó "El bloque de mármol".  

                                                                     Fin. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed